lunes, 1 de abril de 2013

DIA DE LA EDUCACION - 01 de ABRIL

La educación es un derecho fundamental de la persona, que comienza desde la más tierna infancia porque permite desarrollar las capacidades, mejorar la calidad de vida, desarrollar los proyectos personales, gozar y disfrutar de la cultura, participar activamente en la vida ciudadana con valores que regulan la convivencia en la sociedad Educación de calidad es la necesidad más urgente para todos. Para unos porque necesitamos aprender cosas y, para otros, porque necesitamos aprender a servir. El aprendizaje enriquece a la persona, le permite conocerse, comprender la realidad y desarrollar técnicas para interactuar en el mundo y sacarle provecho para alcanzar la autorrealización. Los padres de familia y los profesores cumplen un rol muy importante en la educación. Los padres educan en el hogar y los profesores en el colegio, en la formación integral de los educandos; por cuanto la educación está ligada al desarrollo de las ciencias, las humanidades, las técnicas, las artes y el deporte para tener una mente lúcida y una inteligencia cultivada en un cuerpo sano. Actualmente, en el Perú, hay escenarios que favorecen el proceso educativo. Tales como las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs), que han democratizado el conocimiento con nuevas metodologías en este mundo globalizado. Es así que, el Estado y las Cooperaciones Internacionales invierten más en Educación, apreciándose ciertas leyes que favorecen la meritocracia del labor docente en la mejora de una calidad de educación, además, en los medios de comunicación se aprecia buenos espacios educativos. En este contexto, la expectativa de mejora resulta lógica. No obstante, aquello será posible si docentes, alumnos y padres de familia asumen su rol; se necesita una actitud positiva para aprovechar las oportunidades, auto exigirse y adecuar los medios actuales al servicio de la educación. Que este comentario, a propósito del Día Mundial de la Educación, que se celebra el 1 de abril, nos haga ver que las personas, de cualquier profesión o condición de vida, tenemos mucho que aprender y, al mismo tiempo, bastante que enseñar. En todo caso, es de gran ayuda: ser humildes para escuchar y aprender, y alimentar la vocación para servir. Esperamos que cada uno de nosotros, desde el lugar en que nos encontremos, podamos contribuir al bien de los demás, evidenciando en todo momento coherencia plena entre el pensar-conocer y el hacer para una convivencia adecuada de los ciudadanos. Solo una buena educación nos permitirá aprovechar en gran potencial económico de nuestro país. El importante momento que vive nuestra economía actualmente puede volverse permanente con mayor educación. Donde la calidad en la educación es una inversión y debe darse desde los niveles pre-escolares, pasando por las instituciones educativas, la educación superior y esta educación debe continuar a lo largo de nuestra actividad profesional o laboral. Por lo que, la educación no es solo responsabilidad del Estado, lo es también de la familia y de las entidades o instituciones en especial en las zonas menos favorecidas de nuestro país. Finalmente el rol de la educación es por tanto responsabilidad de los padres de familia, los maestros y los estudiantes. Por eso debemos tener siempre presente el trinomio, Padre-docente-estudiante; es decir: ”Si, los padres educan a sus hijos en valores y son responsables de sus estudios para ser competentes; los docentes desarrollan las capacidades de los estudiantes y los estudiantes cumplen estudiando, manteniendo la disciplina y el respeto”.

Atte.

Edgar Zavaleta Portillo I.E. Humberto Luna-Ugel Cusco